viernes, 12 de julio de 2013

Sinfonía de sentimientos...

Este violín suena lleno de melancolía después de un día agotador, después de vaciar todo mi corazón vagabundo de calles.

Paseo con mis manos al aire con pisadas colmadas por estas largas calles que con ellas vagabundos no dejan de perder esa sinfonía de violines afinados que lloran raíces en estas calles céntricas de Sevilla.

Mirando al frente sigue su afinación con esperanza de que algún pasante se quede reflejado en el, en tan bella consonancia de composición fina que transporta esta dura realidad de las calles que aún vacías lloran violines.

Un instante de revolotear palomas, blancas, marrones, de colores que posan cercanas sin ver peligro entre ellas, tan solo por buscar una miga de pan y una preciosa sinfonía como la que suena sin más.

Paseo con mis manos al aire, mis pisadas son perdidas por aquellos presagios que rondan mi mente que trastornan mi cuerpo y a viva mi corazón, gotas caen por mis dedos frente a un vagabundo que en calles largas céntricas de Sevilla deja mojar mis ojos de emoción a través de esas cuerdas y con su arco hacen sonar su corazón buscándose la vida un día más…