martes, 19 de septiembre de 2017

Sin timonel

Cuando algo yace del suelo y no puedes remediar sentirlo tuyo, cuando algo se te escapa y las ganas son más fuertes que las esperanzas, corren entre un puñado de hierbas altas que solo danzan en el campo en la distancia, magia, algunas personas tiene magia, aunque no saben que nacieron con ella.

Los sentimientos son vínculos de sentidos que se encuentran en nuestro ser, respirar dejando ir cada aliento, un recuerdo que se pierde poco a poco.

Yace del suelo.

Sentidos incontrolables que se escapan, esperanzas que vienen y van a ese desván de recuerdos.
Lágrimas, sentimiento de tristeza que nos acompañan sin saber donde nacen, en que lugar navegó, en que aguas se estancó, y anulamos nuestra sonrisa, lágrimas que caen al suelo donde yacen esos sentidos haciéndolos tuyo. Esas que anulan ver más allá de horizonte, las que aguan nuestra culpa, las que sin poder frenarlas llenan nuestros ojos de cristal liquido con sabor a sal.

Nadie nació mago de su vida, ni dueño de su nombre, sentimientos que borran letras del papel tintado.


Sin timonel este barco se siente y a la deriva marcha para estancar en las aguas perdidas de un horizonte que le haga tomar su norte.

martes, 29 de agosto de 2017

Raíces.

En realidad, necesito de tu selva, adentrarme en tus raíces y escuchar tu silencio en el sonido de tus aguas.

Mi corazón marca el paso a paso del tiempo, desconcierta mi mente y ahuyenta mis sentidos, respirar profundo y sentir que cada golpe mi cuerpo es una gota fría de tus aguas, un sustento a la llamada que revoca mi ser y provoca que mi mente deje evadirse con el sonido que adentra.

La mente, un recoveco de raíces que no lleva a ninguna parte y cree saberlo todo sin darnos la oportunidad de experimentarlo.

Filosofía de un náufrago.

jueves, 30 de marzo de 2017

Pensó

Dejó el tiempo correr y quizás, se dejó llevar con él... Sorprendida por todo aquello que corría por su mente, se sentó a hilar las piezas que un día no pudo escoger.

Tras el telón yacían inmensos sentimientos alborotados que hilo a hilo dejó perder...

                          ...Pensó...

Tantas cosas pregunté, sin respuestas me quedé, se que hice mal y mi cobardía apagó esa vela que en la penumbra quise encender....

Mil hilos cosía y ni uno fue  respuesta a lo que un día tú dejaste ver.

Dejó el tiempo correr y quizás se dejó llevar con él, con la esperanza de algún día poder volver a ver, esos ojos que un día tejió en su corazón sin razón de ser...