lunes, 23 de febrero de 2015

La curiosidad mata al gato y al ser humano...


Cuántos días son los que nos paramos a pensar qué será, qué habría sido, qué pasará. 
Gran dilema una buena reflexión puede romper todos los esquemas matemáticos de la realidad de la vida. 

Mientras, el tiempo corre y cada día chocamos con sensaciones nuevas que nos hacen respirar, eso que llamamos ser ajeno a nuestros pensamientos, esos que son capaces de corromper todo y aquello que con tanto esfuerzo construimos, el castillo que grano a grano nos enseña más cosas de la vida. 

Reto que cada caída de ojos, pueda ser un despertar diferente una ilusión perdida, un juego de doble filo al que a veces nos disponemos a enfrentarnos más allá de lo que pueda pasar sin ser consciente de sus consecuencias, perdiendo esa luz que nos guía a retomar el camino. 

Sé que tú también te sientes, y te sentirás en algún momento reflejado en lo que jamás serás capaz de expresar pero yo me siento con la libertad de reflexionar palabras que tú, que él, que todos podemos sentir por tan sólo una pizca de curiosidad...