jueves, 8 de mayo de 2014

El recorrido de tu voz sobre mi cuerpo...

Un suave y dulce sonido que recorre en
cada momento en mi cuerpo, una distancia
 que se acorta con ella...

En este profundo valle clara la lluvia baña tú
rostro que inunda de blanca luz estos cansados
 ojos míos, que no dejan de mirarte absortos de
 tu inmaculada belleza de tu interior, brilla pálida la
 luna en esta noche de otoño.

En este profundo valle adornan de los árboles
 tu bendecido cuerpo, las aves cantan tu hermosura
y revolotean jocosas mientras el viento lleva
 tu nombre, despierta el susurro de las hojas
 y el murmullo de la tierra que se estremece
 y anuncia, la vuelta de su señora y que ha
de trae la vida a lo profundo de este valle.

Te alejas entre las flores de las que ahora
brotan, armoniosa música de sus pétalos
 que se alzan orgullosas llenando de mil
colores este antes triste valle.

En el que desapareces, y al que vuelo cada
mañana de otoño soñando a volver a verte.

Un suave y dulce sonido que recorre en
cada momento mi cuerpo, una distancia
 que se acorta con ella...