domingo, 27 de abril de 2014

San Nicolás del Puerto - Sevilla - Andalucía

San Nicolás del Puerto es un municipio español de la provincia de Sevilla, Andalucía. Está situado a 93 kilómetros al noreste de Sevilla capital, a 590 metros sobre el nivel del mar. Tiene una extensión de 44,88 km² y una población de 681 habitantes.

Los primeros asentamientos humanos en estas tierras se remontan a los lejanos tiempos de los celtas, que se establecen en un lugar denominado Iporci. Los romanos también dejan su impronta, existiendo numerosos restos que así lo atestiguan, el más importante de los cuales es el puente de piedra sobre el río Galindón, reformado en la Edad Media. Según algunos autores, los romanos fundan sobre el mismo asentamiento anterior la ciudad de Fortuumade o Fortunales, enclavada en terrenos de alto valor estratégico.


En 1594 formaba parte del reino de Sevilla en la Sierra Norte de Sevilla y contaba con 97 vecinos.


Cuaderno de Bitácoras

Nos lanzamos a por una aventura más, para los que no lo saben me gusta mucho ir de camping a la sierra y esta vez elegimos un gran paraíso en la sierra norte de Sevilla.

Llenamos la nevera de comida y a la sierra. Al llegar al camping La Fundición en el km 2 hacia San Nicolás del Puerto, nos damos cuenta que desaparece la cobertura móvil. Cosa que ha día de hoy mucha gente no puede soportar estar incomunicado con eso de las redes sociales.

Pues si un fin de semana sin llamadas, sin whatsapp, sin faccebook, etc, que ya hacía falta, sólo la naturaleza y yo, bueno los pájaros, los insectos y demás seres vivos…

Montamos nuestra tienda y después de unas risas, accedimos a comer desplegando una mesita que me regaló mi padre, qué rico, esa tortilla de patatas y la compañía…

Con mochila en mano nos desviamos a pocos kilómetros, como ya sabéis me gusta el senderismo y todo lo que conlleva un rato de reflexión con la naturaleza.
Allá vamos…

En nuestra travesía nos acompañaban pajaritos, aunque el sol apretaba fuerte, la inmensa alborada y el riachuelo nos daba esos contrastes de fresco y ese olor a verde florecido.
Legamos al área recreativa del Nacimiento del Hueznár, menudo edén, nos lanzamos a andar casi sin rumbo en busca del ruido de la gran afluencia de agua y, senderos de tierra amarilla rodeado de inmensos arboles a su alrededor.

Cada vez estaba mas cerca el ruido del agua, cuál fue nuestra sorpresa al encontrarnos esos llantos claros de esas aguas de su nacimiento, las cascados del Hueznár.
Cómo no íbamos a sanear el cuerpo con esas aguas limpias pero heladas y como dirían por ahí, ¡al agua pato!

Una vez secos regresamos al camping ya casi anocheciendo y con bastante apetito ya que habíamos andado mucho.

Una buena ducha y a ver que otra cosilla comeríamos de la nevera.
Ya comiendo nos dimos cuenta que frente a nosotros había parado unos Scouts, y os preguntaréis el por qué me llamó la atención, pues sencilla razón, estaban allí sentaditos y eran tan "nanos", tendrían como unos 7 añitos y bueno, allí andaban contando historias y hablando de animalillos del bosque.

El tiempo se echó encima y nos fuimos a dormir, a la mañana siguiente tendríamos que levantarnos para seguir otro nuevo camino y poder fotografiar cosas tan bellas como os dejo aquí.

Si queréis "raptar" a alguien y quieres que sólo la naturaleza sea testigo de un fin de semana en plena sierra os aconsejo que con tan sólo una tienda campaña, unos sacos y una neverita llena de comida serían suficientes…