viernes, 11 de octubre de 2013

Suspiros tropiezan en mi pecho al anochecer y pensarte,
 
 en silencio se eleva mi cuerpo, buscando esas dos almas descontroladas,
 
suspiros en cada madrugada que llueve en mis sentimientos
 
despiertos de este amor sin palabras.